domingo, 4 de septiembre de 2011

Union Hispanica. Espana, Cuba y Territorios Anexos. Organizacion Territorial.

En mi opinión éste es el momento en que España se empieza a formar.
El día dos de enero de mil cuatrocientos noventa y dos se dió uno de los grandes hitos de la historia de España. A la sazón los ejercitos de la España Unificada, pues el matrimonio de Isabel y Fernando legaba un nuevo estado a Europa, culminaban la Reconquista con la toma de Granada. Se le daba la patada al moro y se comenzaba la limpieza de los rescoldos heterodoxos. Así, con el crucifijo por bandera se iniciaba un camino que integraría en el progreso a una nueva España imperial. Política religiosa que, a parte de unificar el país,  constituiria una de las razones de ser del primer Imperio Global de la Historia y que, a parte, constituiria su propio desastre europeo. El imperio donde no se ponía el sol  se debilitaría desde sus inicios al confundir, por parte de los Habsburgo,  los intereses de una España propiedad de la Corona con los intereses religiosos de una potencia extranjera cómo era el Vaticano. Y todo de manera totalmente gratis para el pontífice, quien a cambio de una bula delimitando los Territorios para Portugal y España, obtenía el pingüe beneficio de las millones de almas potencialmente evangelizables y que permitirian, a día de hoy, que la religión católica sea la más expandida y profesada en la Tierra.

Colón el pillín, al que dieron por el bullín, como todo en éste país.
El día tres de agosto se iniciaría el gran viaje que llevaría  epopeya que concluiria casi cien días después. Cristobal Colón, genovés, marinero, judaizante, pícaro y en fín personaje polémico donde los haya, abría para la Corona en manos de los Trastámara y el Aragonés, las puertas del imperio referido. El día uno de enero de mil ochocientos noventa y nueve, se finiquitaba el Imperio Español. Se hacía de manera ruín y traidora entre representantes de las potencias administradoras y mediante compesaciones otorgadas por los Estados Unidos de América a España, que, sin ningún representante de la nueva República de Cuba, de los territorios filipinos o del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, había otorgado meses antes, en París, la soberanía de unos territorios no conquistados, sino formados desde cero por los mismos españoles que, en busca de una vida mejor, partieron un día siguiendo al sol del poniente hacía los territorios de Ultramar.

Lo perdimos, pero murimos matando.
España se sumió entonces en una enorme depresión, un enorme sentimiento de culpa embargó a un país pobre, analfabeto, eminentemente agrícola, lleno de caciques, con importantes fracturas sociales y bochornosos espectáculos de desorden. Desorden emanado de una conciencia naciente en un país enfermo entre anarquistas, socialistas, comunistas, derechistas, nacionalistas y republicanos que , a través de pucherazos electorales, sonadas revueltas, revoluciones y  guerras intestinas darian lugar a un nuevo pais, más enfermo aún el cual surgió de la sensación de fracaso de los que empezaban a ver que el rollo del Imperio había sido una ensoñación pasada de golpe. Cuatro siglos en los cuales, los dos primeros se gestó un poderío militar insuperable y dos siglos más en que dicho poderío decayó  desembocando la situación en un fracaso rotundo.

Carod no sabe mucho de Esto, pero se rie igualmente. Que cachondo.
Fracaso que degeneraría en una eclosión de nacionalismos periféricos que comenzarían a ver en sus lideres, Arana y Cambó, a la sazón enemigos y traidores, cómo tantos hoy quedan en el Gobierno  un referente por el cual empezar a mover la vía separatista. Que empezaron a mover ficha contra una España debilitada, con una corona difusa que se movía entre el parlamentarismo y el absolutismo y un incipiente movimiento repúblicano cuajado de movimientos e idiologías tan dispares que sría dificil , cómo lo es hoy en día, llegar a un acuerdo para una construcción nacional. En detrimento siemrpre, de España.Un movimiento emanado por efecto boomerang de ese movimiento independentista que en apenas un siglo y amparado por el perro inglés, había finiquitado nuestros dominios en venganza por nuestro apoyo al nacimiento de los Estados Unidos.

El mejor amigo de la Independencia. Suya claro.
Apoyo que ni siquiera los Yanquis valoraron, pegándonos la puñalada trapera en cuanto pudieron hacerlo, expulsándonos de nuestros territorios apoyando a los terroristas del momento. Estados Unidos comenzaba a dar muestra de la hipocresía que sería toda su política exterior, meter guerras donde no las hubiera, siempre que favoreciera sus intereses. Comenzaba la hegemonía estadounidense que hoy en día poco a poco se va debilitando ante los imparables golpes de su sistema económico propio, patentado y exportado: el Capitalismo. Mientras ellos hacían su imperio político y económico nosotros perdíamos nuestro imperio territorial y anímico. Los Españoles de ambos lados del mundo quedaban separados por un vasto muro de agua llamado Oceano Atlántico. Más sutil que el muro de Berlín, pero más duradero, doloroso y criminal que aquel que separó dos ideologías. Aui no se trataba de separar izquierda de Derecha, sino hermanos de la península, de hermanos de Ultramar, en un mismo país.

El inicio de la Decadencia en formato de lujo.
El mejor país del mundo, cómo se certifica a boca llena por la mayoría de la población no nativa se debilita por días, tanto que hoy es un país sobreendeudado que flaquea ante la emergente China mientras sus acólitos europeos éstamos a la espera de acontecimientos en materia económica. Es el momento de salvar los muebles y retomar lo que se quedó atrás demostrando que aunque malo, era bastante peor que lo que antes teníamos. España debe retornar a sus propios intereses, pues Europa, de sobra, ha demostrado su incesante desinteres por nuestro pais. Del grupo de los PIIGS (Cerdos), con constantes problemas en materia agrícola a los que ni nuestro gobierno hace frente ni desde Bruselas dan soluciones, convertido en un protectorado por un antiguo territorio colonial pues hasta la guerra de Sucesión, una parte de la Germania era Española. Sómos un país vencido en toda su dimensión que debe de volver a mirar a poniente.

Las estrellas son de las ostias que nos hemos ido dando.
La reconquista la hicimos nosotros sin ayuda de nadie, la conquista de América fue española y Europa cómo concepto federalista a imagen de Estados Unidos es un fracaso pues una buena política económica requiere un buen gobierno político, único y eficaz. En un engendro cómo la Unión, con un conglomerado de paises de enorme raigambre histórica y un historial eterno de guerras intestinas, ceder soberanía propia en favor de un gobierno común es una Utopía y cómo tal un fracaso que estamos viendo en toda su dimensión en los momentos actuales. España no necesita estar gobernada por Francia o Alemania, precisa de una fuerza interior que sólo podemos darles los mismos españoles y desde luego no necesita Judas o vendidos que nos achaquen sus problemas y reclamen que las soluciones las ponen ellos.

El sueño catalan hecho realidad. Ummm no, no es 28 de diciembre.
Sostenidos desde nuestra integración por subvenciones idiotizantes, hemos pasado de ser el país de o trabajas o te mueres de hambre del General Franco al país de llenar la tripa sin doblar la espalda del Gobierno sempiterno socialista. Europa ha cortado el grifo y las caóticas emisiones de deuda no serviran eternamente para mantener a un Estado sobredimensionado que, con cientos de administraciones, en muchos casos duplicadas, restan eficiencia a lo que debería ser una respuesta conjunta a un problema global.  La idea Autonómica es buena en un estado homogeneo en el que cada uno de sus habitantes se sienta nacional y después integrado en su autonomía. En España esa vía no sirve más que para otorgar via libre al soberanismo tal y cómo ha demostrado la modificación de la Constitución en la que se ha visto el plumero de quienes odiando más que nadie a España, ostentan el control de su parlamento y gobierno.

¿Qué leches modificar?Hacerla nueva del todo.
La crisis económica, empresarial, financiera, social y moral de toda la nación española viene de ese mismo sistema que nacio obsoleto. Del Café para todos al nada para nadie. No se puede ganar siempre y en España se hacen leyes de los paises Báticos con presupuestos etiópes. Nadie valoró la dimensión de un fracaso que hoy, treinta años después de la palicación de la Constitución haría precisa su completa y absoluta redacción y  una respuesta de orden ante todos aquellos territorios que no  la asumieran. La  nación está chantajeada por los pocos nacionalistas que se rien a diario de los españoles en el bochornoso espéctaculo de ver a los dos partidos nacionales intentando ganarse su favor, cediendo a su chantaje, para conseguir una abstención con la que aprobar un artículo que revienta la unidad de la Carta Magna. Aquellos que no acatan siquiera la decisión de un Tribunal Superior sobre inmersion Lingüistica con el apoyo de un gobierno moribundo (Caamaño ya debería de haber dimitido) intentan obtener más autogobierno de unas leyes en las que no creen pero de las cuales se aprovechan a diario. Todo,  ante el chantaje de unos mercados que amenazan con hacer pedazos nuestro sistema financiero del cual ya no tenemos dominio alguno al estar afincado, dirigido y diseñado desde Bruselas.
Nene, trae el mechero, a ver por cual empezamos...
Es un fracaso monumental el del Estado de las Autonomías que ahora se ve en su máxima expresión. Cientos de miles de enchufados y liberados sindicales, montones de funcionarios inútiles, administraciones rebeldes que plantan cara al mismo estado... España se desmorona y los padres de la patria la están vendiendo a buen precio. Hasta el infinito y más allá. Sólo resta volver a lo que siempre se vuelve, en el fondo está todo inventado y España sabemos hacer frente a las vocisitudes con imaginación y presteza y deberíamos volver la vista a aquel dos de enero de mil cuatrocientos noventa y dos. En aquel día la máxima autoridad la ejercía la Corona. Una corona integradora de los Reinos de Castilla, representados por Isabel y los Reinos de Aragón, representados por Fernando. A Estós se unirian poco despues Navarra (que no Esuskadi, pues el señorio de Vizcaya pertenecia a Castilla y le rendía pleitesís desde siglos atrás) y Granada, apenas la actual provincia homónima junto con Málaga y Almería y germen de la verdadera Andalucía. A estós territorios se reunirian Cuba, invento español, Puerto Rico, por la misma razón y, eventualmente Filipinas, Guam, Marianas y Carolinas cómo nuestros territorios de facto en Asía y Oceanía.

Porque el Malecón es tan Español cómo la Caleta.
Mi propuesta ahonda en las tesis de Jose Ramón Morales que, desde el blog Cuba Española aboga por una reunificación de la Antilla a España basándose en la vulneración de los derechos de los ciudadanos cubanos que, mayoritariamente no deseaban la emancipación. Añadamos a ello la traicion de unos gobernantes que, pudiendo disponer la flota amenazando puertos estadounidenses por su relativa preparacion y modernidad para cambiar la guerra decidieron sacrificar gran parte de la Armada por creer las colonias amortizadas. En ese sentido habría que revisar nombres e ir sacando cadáveres de los panteones de hombres ilustres si los hubiera y meterlos en una fosa común, cómo la de tantos cientos de compatriotas que siguen en la cuneta de una carretera por morir en una guerra que, indirectamente viene de aquel desastre del 98.Unamos también a todo ésto que el invento autonómico en la península es una manipulación enorme de las ansias de autogobierno de algunos territorios que se cedió a todo el que lo quisiera y obtendremos el actual, ingobernable e ineficiente engendro nacional.

No cesaré en mi propuesta por abogar en que el sistema político español pase a ser lo que fue, un sistema de reinos más o menos independientes entre si pero unidos en cuestión política,  democrática, financiera y militar. A tal fin contemplaria los siguientes departamentos administrativos:

Estos valen cómo cualquier otro.
-La Corona. Cómo elemento aglutinante y representativo del Estado Español. Un sistema inalterable en que no cabe la concesión repúblicana y en los que el ataque al sistema, la representación o los símbolos de la patria sea perseguido y castigado cómo alta traición. La corona es, lo queramos o no, el único elemento estable dentro del conglomerado de la estulticia nacional. En ella no cabe el cainismo ni el odio entre hermanos. No hay izquierda ni derecha ni dos Españas. Sólo hay una Corona y es de todos los españoles a los que sirve y de los que emana su poder. Es tan necesaría comó el aire pues en dos repúblicas que hemos sufrido hemos visto la guerra y el horror de la muerte entre hermanos.

-El Consejo de Estado. En representación del Rey y del pueblo español  encarnando al gobierno de la nación. Un Consejo elegido democráticamente por el pueblo español y territorios de ultramar en los que un hombre valdría un voto, cortando de raiz el sistema proporcional y por ende a los secesionistas que sólo buscan la ruina de España.

Optimizando recursos. Sino vale para nada se cierra y a otra cosa.
-El Consejo General del Poder Judicial. Elegido en la carrera judicial y sancionado por el Rey. Con independencia total de los políticos y en cuyo seno se eligirian a los titulares del Tribunal Constitucional, Tribunales Superiores de Justicia, Audiencias y demás estamentos judiciales. El sistema jurídico sería mixto, por un lado una legislación estatal, basada en la igualdad, solidaridad y fraternidad de todos los españoles. Por otro un sistema virreinal, en cuyo territorio se legislaria en función de las particularidades de la región. Sería capítulo aparte la elección de los letrados en esas zonas debiendo el CGPJ elegir miembros de porbada imparcialidad y capacidad de entrega para con los territorios en los que gobernaran, por cuanto cada Corte Virreinal tendría su propia legislación que nunca podría entrar en confrontación con la Estatal, emanada de la Carta magna.

La Casa de Putas mas grande de España.
-Cortes nacionales, integradas por una única cámara de representación territorial.  Cada diputación eligiría un número de representantes mediante sufragio universal de sus habitantes. Tendría carácter legislativo en cuestiones de Representación Exterior, Defensa Militar, Cuerpos de Seguridad del Estado, Unicidad Aduanera y  Hacienda Real y, en general, de cualquier cuestión que afecte al conjunto del país y ejercida por el Consejo de Estado sobre el cual ejercerá su control. Éste sistema seria representativo de toda la nación en igualdad de condiciones. No se duplicaría por sistema de población haciendo inviable un sistema bicameral que supone un gasto inutil en un país en el que la duplicidad de administraciones ha determinado un fracaso territorial agudo.

Aún estamos a tiempo de revertir el Desastre.
-Cortes Virreinales. Serían las de Aragón, Castilla, Cuba, Granada, León y Navarra. Éstas seis Cortes reemplazarían, de facto, a las actuales autonomías, retornando a los territorios históricos que conformaron la Nación Española en el pasado y que se sostuvo durante siglos mediante el respeto a las Costumbres, las instituciones y los Fueros. Cada Corte estaria compuesta por un Consejo virreinal de caracter Ejecutivo y unas Cortes de carácter foral en las que se establecerian las leyes a seguir en cada territorio sin perjuicio de las emanadas de las Cortes Nacionales. Su funcionamiento quedaría reflejado en estatutos o Cartas forales en las que se delimitarian sus atribuciones que, nunca, podrían entrar en conflicto con la Carta magna.

-Diputaciones. Las diputaciones serían los siguientes escalones pero no se reflejarian en las actuales, ya que en aras de la eficacia se suprimiría el actual sistema provincial volviendo al sistema de reinos.  La función de la diputación sería la de coordinar las politicas sociales, económicas y de infraestructuras locales en municipios de menos de mil habitantes, quedando los asuntos de municipios mayores en sus respectivos ayuntamientos. Por lo tanto, cada diputación, dentro de un Virreinato representaria a un reino, entendiendo cómo tal las provincias y delimitaciones emanadas de los seis virreinatos en los que se distribuiria la nación:

*Aragón: En el caso de Aragón existiria la Diputación del Condado Catalán, la Diputación del Reino de Valencia, la Diputación del Reino de Mallorca y la Diputación del Reino de Aragón que no sería coincidente con la de las Cortes de Aragón.

*Castilla. En el Caso de Castilla, la capitalidad del Reino se mantiene en Madrid y las diputaciones serían las del Señorio de Vizcaya, La Diputación del Reino de Toledo, La Diputación del Reino de Murcia, la Diputación del Reino de Jaén, la Diputación del Reino de Córdoba y la Diputación del Reino de Sevilla. Cabildo Insular de Canarias. Ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

*Cuba. Si la isla de Cuba, en referendo libre y aceptado, los territorios de Puerto Rico, Filipinas, Guam, Carolinas y Marianas decidieran en un futuro su reintegración a España seguirian un patrón similar al de España. Historicamente Filipinas y las posesiones del Pacífico dependieron del Virreinato de Nueva España. En Este caso pasarían a depender de Cuba cómo Cortes con Diputaciones en cada una de las posesiones.

*Granada. Granada recuperaria la extensión que tenía en  mil cuatrocientos noventa y dos integrando una única diputacion por el Reino de Granada.

*León. Aunque históricamente se ha representado en común con Castilla, es de Ley que en el futuro reparto territorial adquiera su propia dimensión integrande en el las Diputaciones de León y del Reino de Galicia.

*Navarra. Conservaría su estructura y Diputación.

-Alcaldías. Las alcaldías se erigirian, por Ley, en municipios mayores de mil habitantes, quedando los nucleos de menos habitantes integrados en nucleos mayores en cuya gestion apoyaran a los mismos las Diputaciones. Asimismo estas integrarian consejos comarcales  ocupados por los alcaldes, de los cuales saldrían los diputados que ocuparian su plaza en la Diputación correspondiente. Asi se concatenarian los mismos intereses para con su correspondiente diputación, siendo está más eficiente en el reparto de recursos.

Esta sería una sugerencia inicial de un posible nuevo sistema de representación territorial que espero poder ir desarrollando en sucesivas entregas.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

entiendo lo de cuba,y estoy a favor de su ingreso,pero no entiendo por que filipinas,puerto rico,guam,esos territorios no son de espana ni nunca lo fueron,ni lo seran nunca,tienes que ser un poco mas realista,asi que bajate de esa nube.

C S Peinado dijo...

Estimado anónimo:

Le recomiendo que se documente. El uno de enero de mil ochocientos noventa y ocho España cedío la soberanía a Estados Unidos de Cuba, Filipinas, Puerto Rico y Guam. Por ingobernables, España vendió a Alemania las islas Marianas y Carolinas.

En sí, en Filipinas Estados Unidos se empleó a fondo para borrar todo rastro de presencia Española. De hay viene el mantón de Manila tan famoso en España y el Galeón de Manila que servia de enlace entre España y Asia, vía Mexico para comercial con China y Japón.

Guam se independizaría a mediados del siglo XX sin recordar su herencia Española. Puerto Rico se integraría cómo Estado Libre Ascociado de Estados Unidos en un "ni contigo ni sin tí" y Cuba ya sabemos todos cómo está.

Asi que ya ve, querido anónimo, esos territorios son, en esencia, tan español cómo usted y cómo yo.

Juan G. Conde dijo...

Peinado veo que le das toda la importancia a Cuba a Puerto Rico lo pones junto con Guam , Filipinas etc. Recuerda que Puerto Rico es la única Provincia Ultramarina que derramo sangre por España. Puerto Rico ha tenido una Guerra Titanica por mantener frente al imperio mas absorbente del Mundo EEUU. su espanolidad.

Juan G. Conde dijo...

Puerto Rico Y España
Nuestra isla es el más fiel ejemplo de la hidalguía española. Hace 115 años un 25 de julio del 1898 nuestra Patria, provincia española fue invadida y tomada inconsultamente por una Nación extraña. En ese momento que la historia mal recuerda nuestra isla era uno de los cinco países más desarrollados de América Latina y mucho más desarrollada que casi todos los Estados del Sur de los Estados Unidos.
Nuestra isla inconsultamente y por la Nación vencedora despoja a los puertorriqueños de nuestra nacionalidad primigenia que era la española. Creo firmemente que ese despojo no causa ningún efecto jurídico en España, pues lo que Estados Unidos haga con nacionales españoles es como lo que Colombia dictamine sobre los ciudadanos alemanes. Nunca la potencia vencedora nos consultó al efecto. El desnacionalizar según las leyes españolas es una consecuencia por traición o decisión voluntaria e individual, nunca hubo ninguna de las dos.
Nuestra isla tras todos los atropellos cometidos contra ella en el siglo XX, donde pasamos por gobiernos militares, donde destituyeron arbitrariamente nuestras legitimas autoridades encabezadas por nuestro primer ministro Luis Muñoz Rivera. El Canje de nuestra moneda, siendo devaluada a gusto de los interventores, causando grandes estragos en nuestra agricultura, comercio e industria.
Nuestra isla sigue fiel a su cultura, a su idioma y costumbres. Lo que Dios separo por más de mil millas de agua y más de 150 años de historia el hombre no lo ha podido unir. Orgullosa de su estirpe Puerto Rico sigue siendo tierra hispana. Lo que si Dios unió por sangre, historia, lengua, y una cultura milenaria que se remonta a los paleolíticos de Altamira y al valiente Rey Don Pelayo adalid primigenio de la reconquista, ningún Congreso extranjero ni puertorriqueño perdido en los vericuetos del alma podrá destruir.

Juan G. Conde dijo...

Amigo Guam es todavía una colonia de Norteamérica, favor tomar nota.

C.S.Peinado dijo...

Juan G. Conde, Nunca he dudado de la españolidad de una isla, Puerto Rico, pero son palabras cómo las que tu dedicas las que me hacen sentirme tan feliz cómo para seguir dedicándome a expandir el CSPeinadismo en dos palabras, España e Hispanidad. Muchas Gracias.

Darle Caña a ésto: